sábado, marzo 02, 2019

Enmienda Platt, la píldora amarga

Cuando el 2 de marzo de 1951 el entonces presidente de Estados Unidos William Mc Kinley firmaba la Enmienda Platt como anexo a la primera Constitución de la República de Cuba se ponían de manifiesto las claras intensiones de ese poderoso país de perpetuar su intervención en la isla, aunque se le permitiese declarar la independencia y constituirse como República.

La Enmienda Platt había sido aprobada por el Senado de Estados Unidos el 27 de febrero de 1901 y por la Cámara de Representantes el primero de marzo, lo que permitió que al siguiente día, el Presidente Mc Kinley la sancionara antes de que asumiera su segundo período presidencial para evitar contradicciones con el nuevo congreso norteamericano.

El propio gobernador de la isla, General Leonardo Wood refiriéndose a la aprobación de la Enmienda Platt como anexo a la Constitución de la isla señaló: "A Cuba no se le ha dejado poca o ninguna independencia y lo único indicado ahora es buscar la anexión"

Al conocer la noticia de la aprobación de la Enmienda Platt por el Presidente de Estados Unidos, el 2 de marzo de 1901, el pueblo cubano se lanzó a la calle para protestar por ese infame hecho que laceraba la soberanía de la República, que nacería el 20 de mayo de 1902.

La Enmienda Platt le permitió a Estados Unidos mantener su dominio político, militar y económico sobre Cuba, pues ese apéndice contemplaba entre otros privilegios para Norteamérica, intervenir militarmente en la isla cuando lo considerase oportuno, someter la economía y el comercio a la nación norteña, y establecer estaciones carboneras en la isla como la de Guantánamo, que posteriormente, devino en base militar.

No fue hasta el 29 de mayo de 1934, que debido a la presión del pueblo cubano, Estados Unidos se vió precisado a abolir de la Constitución del isla la tristemente célebre Enmienda Platt y sustituirla por un llamado Tratado de Relaciones entre los dos países, que a decir verdad, no era más que el mismo perro con diferente collar, porque en nada cambiaba la dependencia de Cuba al poderoso vecino del norte.

Tardarían 25 años más para que Cuba en enero de 1959 eliminara todos los tratados existentes con Estados Unidos y se declarase como un país verdaderamente libre e independiente, sin amo ni imposiciones, labrando su propio destino, pésele a quien le pese.

viernes, marzo 01, 2019

1ro de marzo de 1958: Extensión de la guerra, estrategia para llevarla a todo el país

Cuando el primero de marzo de1958, hace hoy 61 años, dos columnas guerrilleras se separaban del núcleo central del Ejército Rebelde en la Sierra Maestra y avanzaban hacia el norte y el oeste de la provincia de Oriente, comenzaba la guerra revolucionaria a extenderse por todo este territorio como parte de la estrategia global de llevarla a todo el país.

Días antes, el 27 de febrero de  1958, en una reunión sostenida en la Comandancia General del Ejército Rebelde, los capitanes Raúl Castro Ruz y Juan Almeida Bosque, fueron ascendidos al grado de comandantes y designados jefes de las Columnas 6 y 3 que llevarían a la práctica tal concepción.

En tan solo dos días fueron alistadas las tropas que cumplirían tan riesgosas misiones encomendadas personalmente por el Comandante en Jefe Fidel Castro y que ponía en evidencia la fortaleza alcanzada por el Ejército Rebelde en solo 15 meses de lucha, después del desembarco de los expedicionarios del Granma.

La Columna 6 nombrada Frank País García estaba integrada por 57 hombres dirigidos por el Comandante Raúl Castro Ruz, mientras que la 3, denominada Santiago de Cuba, estaría dirigida por el Comandante Juan Almeida Bosque, e integrada por 67 combatientes, incluidas dos mujeres.

Ambos grupos partieron el primero de marzo de 1958 desde el campamento del Che en pata de la Mesa, en la Sierra maestra, siendo despedidas por el Comandante en Jefe Fidel Castro.

Las dos columnas guerrilleras en una primera etapa avanzaron juntas hasta el lugar llamado Puerto Arturo donde se separaron el 6 de marzo, quedando la Columna 3 en ese lugar, donde se constituyó el Tercer Frente Oriental Mario Muñoz Monroy.

La Columna 6 por su parte, continuó su avance hacia el noroeste del oriente cubano en busca de su objetivo y no sin pocos tropiezos y peligros, llegó el 11 de marzo a Piloto del Medio, municipio San Luis, creándose así el Segundo Frente Oriental Frank País García.

La partida el primero de marzo de 1958, el avance y la creación de ambos frentes en los días posteriores, constituyeron sendas hazañas del Ejército Rebelde y el punto de partida para pasar a una etapa superior de lucha, que condujera a la revolución por los caminos de la definitiva victoria.

miércoles, febrero 06, 2019

Camilo, te recordamos siempre alegre, siempre joven, eternamente vivo

Para los cubanos recordar a Camilo Cienfuegos no es un compromiso de fechas, sino un deber ineludible de todos los días, por lo que él significa para su pueblo.

Nació el 6 de febrero de 1932 y murió el 28 de octubre de 1959. Entre una y otra fecha mediaron 27 años, 8 meses y 22 días. Ese fue su tiempo de existencia. Fugaz, como las estrellas que se escapan del firmamento pero que dejan tras de sí, en el infinito, una estela luminosa difícil de olvidar.

Y así fue Camilo, así trascurrió su vida desde aquel 6 de febrero cuando la barriada de Lawton lo vio nacer, crecer y forjarse en ese difícil oficio de ser revolucionario, de graduarse en la lucha por la libertad de su patria y de alcanzar la categoría más alta para un hombre: Héroe.

Es por eso que hoy se habla de Camilo como alguien que todavía está entre nosotros, alguien a quien todavía llamamos el Señor de la Vanguardia, o el Comandante de la Sonrisa Eterna. Su muerte temprana no fue pretexto para encerrar su vida entre los mármoles de una tumba, o para presentirlo hundido en las profundidades del mar, o para ponerle flores ante una estatua de bronce. A los hombres como él jamás se les mata.

A Camilo debemos verlo cada día en los ojos inquietos y profundos de cada niño o de cada adolescente, en la energía y la alegría de cada joven, en la vehemencia de cada obrero, en la inteligencia de cada científico, en el valor de cada soldado o en el gesto solidario de cada uno de los internacionalistas, o en los sueños y esperanzas de cada hombre y mujer de este pueblo, que con pasión continua la obra revolucionaria que Camilo contribuyó a crear.

De haber estado vivo, hoy 6 de febrero, Camilo estaría cumpliendo 87 años de vida. Pero el que no esté entre nosotros físicamente, no es motivo para que dejemos de homenajearlo en tan significativa fecha, recordándolo como él fue, es y será para los cubanos: siempre alegre, siempre joven, eternamente vivo.

viernes, noviembre 02, 2018

La artillería terrestre cubana y su aniversario 58

La artillería terrestre de las Fuerzas Armadas Revolucionarias está celebrando hoy 2 de noviembre, el Aniversario 58 de su creación. Ya para 1960, la política agresiva de los Estados Unidos contra la Revolución Cubana se hacía cada vez más evidente, por lo que se tomó la decisión de preparar a nuestro país para enfrentar cualquier tipo de agresión, incluida la militar directa.

La solidaridad mostrada entonces por el campo socialista y de manera particular por la Unión Soviética, permitió la adquisición de modernos armamentos para dotar a las FAR de la capacidad combativa necesaria, para enfrentar una agresión.

A finales del año 1960 comenzaron a llegar a Cuba las primeras piezas de la artillería terrestre, al tiempo que un reducido grupo de soldados del Ejército Rebelde iniciaban su preparación para el dominio de este tipo de armamento.

Entre los días finales de octubre y principios de noviembre de ese año, y en respuesta a un llamado del Comandante en Jefe Fidel Castro, se incorporaron al entrenamiento miles de milicianos a lo largo y ancho del país, tarea que fue acogida con entusiasmo interés y dedicación por parte de los obreros, estudiantes y campesinos, integrantes de las Milicias Nacionales Revolucionarias.

De esa forma quedaron constituidas en el país las primeras baterías de la artillería terrestre, por lo que se tomó el 2 de noviembre, como fecha de creación de ese tipo de arma en las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

La artillería terrestre cubana tuvo su bautismo de fuego durante la agresión a la Isla por Playa Girón, donde jugó un papel determinante en el rechazo a los mercenarios invasores, al tiempo que miles de baterías a lo largo del país se encontraban listas para entrar en acción, si era necesario.

También durante la Crisis de Octubre en 1962, este órgano de defensa estuvo todo momento en plena disposición combativa como lo ha estado durante estos cuarenta y cinco años: lista para dar la merecida respuesta a quien ose agredir a la Patria.

Los artilleros cubanos se les puede decir hoy, que el pueblo confía plenamente en que ellos sabrán defender con honor y valentía cada pulgada del territorio si fuese necesario, con la misma fe en la victoria con que lo hicieron en Playa Girón. ¡Felicidades artilleros!

viernes, octubre 26, 2018

26 de octubre: dos hechos históricos


La fecha del 26 de octubre quedó marcada en nuestra historia por dos hechos significativos:  En 1868 bajo el mando de Máximo Gómez se produjo la Primera Carga al Machete de nuestras gestas independentistas y en 1959, se creaban las Milicias Nacionales Revolucionarias que ponía en manos del pueblo las armas para defender la Revolución.

El 26 de octubre de 1868, Máximo Gómez un joven ex oficial dominicano, recibió la orden de impedir el avance de una poderosa columna de 700 soldados españoles que se trasladaban desde Santiago de Cuba con el propósito de llegar a Bayamo donde Carlos Manuel de Céspedes había establecido la capital de la Revolución después de tomar esa importante ciudad.

Con apenas 40 hombres, Gómez preparó una emboscada en el lugar conocido por Pino de Baire y con machete en mano, cargó contra la avanzada de la columna española de unos 200 soldados, los que huyeron despavoridos ante las heridas que causaba esa arma blanca, la cual se convirtió a partir de ese momento en una terrible pesadilla para los colonialistas, que evitaban enfrentarse a los mambises que las esgrimían en los combates.

El propio Coronel Demetrio Quiroz, al frente de la Columna Española, no pudo creer la derrota de sus hombres y ordenó la retirada hacia el poblado de Baire donde se refugiaron. En lo adelante, el machete se convertiría en el medio de guerra más importante para los cubanos, gracias al dominicano Máximo Gómez, que llegó a ser el General en jefe del Ejército Libertador durante la guerra de 1895.

Asimismo, el 26 de octubre de 1859, ante casi un millón de cubanos concentrados en el antiguo Palacio Presidencial, en la Habana, el Comandante en Jefe Fidel Castro anunciaba que el pueblo sería militarmente armado y preparado surgiendo así las Milicias Nacionales Revolucionarias, para enfrentar a los enemigos internos y externos que pretendían derrotar la Revolución.

A partir de ese momento, centenares de miles de cubanos a lo largo y ancho del  país, se integraron a las Milicias Nacionales que enriquecían las tradiciones combativas de nuestro pueblo, como ocurrió en Playa Girón, en la Lucha contra Bandidos y durante la Crisis de Octubre, donde nuestro pueblo salió victorioso por el apoyo brindado a las Fuerzas Armadas Revolucionarias por las milicias obreras y campesinas.

Esa misma tarde-noche del 26 de octubre de 1959 el Comandante Camilo Cienfuegos pronunció su último discurso, pues dos días después, el avión que lo trasladaba a la capital tras neutralizar una revuelta de oficiales en Camagüey, desapareció en medio de una tormenta arrebatándonos para siempre la figura del inolvidable Comandante de la sonrisa eterna.



 

miércoles, octubre 24, 2018

Segunda entrevista de Fidel y Frank en Méjico


Después de su primera entrevista con Fidel en Méjico, el 10 de agosto de 1956 el líder revolucionario santiaguero Frank País García, viajó por segunda ocasión al país azteca el 14 de octubre de ese mismo año para sostener un segundo encuentro con el líder de la revolución y precisar detalles sobre los preparativos de la expedición del Yate Granma y el apoyo que se le debía dar en la isla.

En esta segunda entrevista Frank reiteró a Fidel algo que ya había sido planteado por él en el primer encuentro, el cambio de fecha de la expedición debido a que el movimiento no contaba con los suficientes recursos bélicos para un levantamiento armado a nivel nacional.

Sin embargo, Fidel argumentó no posponer la fecha prevista para la expedición teniendo en cuenta el peligro que representaba mantenerse en Méjico, donde podían perder las armas y todo el trabajo realizado al ser detectados por los agentes del dictador Batista que se encontraban en Méjico.

Ese argumento convenció a Frank que regresó a la isla clandestinamente por Camagüey entrevistándose con el jefe del movimiento de ese territorio para ponerlo al tanto de las acciones que debían realizar los camagüeyanos en apoyo al desembarco de los expedicionarios del Granma. De igual forma, lo hizo en Las Villas y en La Habana, donde también estuvieron los coordinadores provinciales de Pinar del Río y Matanzas.

En los primeros días de noviembre Frank País regresó a Santiago de Cuba, donde se dedicó por entero y con más ahínco a los preparativos para apoyar el desembarco, que debía producirse por un punto de la costa sur de la otrora provincia de Oriente, próximo a Niquero y en una fecha que se conocería cuando Frank recibiera el aviso de la partida de Granma desde Méjico.

De ese encuentro con Fidel en Méjico, Frank regresó además con la designación de máximo dirigente del Movimiento del 26 en la isla, cuando tenía solo 22 años de edad.

Asimismo, en esa entrevista se determinó que la acción principal se produjera en Santiago de Cuba con un levantamiento armado de la ciudad, más otras acciones que tendrían lugar a lo largo de la isla.

A partir de ese momento todos los movimientos de Frank dentro y fuera de la ciudad de Santiago de Cuba, eran semiclandestinos, son el propósito de preservar al máximo al líder revolucionario santiaguero y con él todos los preparativos que se venían ejecutando para apoyar el desembarco de la expedición del Granma, aún bajo la aguda vigilancia del régimen y sus servidores.

miércoles, octubre 10, 2018

Yara, primer bautismo de fuego de Céspedes

Hace 150 años, en la noche del 11 de octubre de 1868, poco más de 24 horas después del alzamiento de La Damajagua, llegó Carlos Manuel de Céspedes con su bisoña tropa independentista  al poblado de Yara, de unos 600 habitantes, donde radicaba una pequeña guarnición de soldados colonialistas que no contaban con fortificaciones para su defensa.

Céspedes envió emisarios a que se entrevistasen con el jefe de la plaza, el Capitán Riera, para que no ofreciera resistencia a la entrada de la tropa cubana al poblado, el cual aceptó inmediatamente la proposición pues sabía que por el camino de Bayamo a Yara avanzaba una columna española que se encargaría de enfrentar a los insurrectos, malamente armados y desconocedores de la más elemental disciplina militar.

La entrada de los independentistas a Yara se hizo de forma triunfal dando gritos de ¡Viva Cuba libre!, mientras que la columna española, que ya había llegado al poblado, se emboscó en la iglesia y en los portales de la plaza pública recibiendo a los rebeldes con cerradas descargas de fusilería, casi a boca de jarro.

El inesperado ataque de los soldados colonialistas provocó la rápida dispersión de los cubanos en todas las direcciones. Teniendo en cuenta la superioridad numérica del enemigo, Céspedes se vio obligado a ordenar la retirada de su inexperta tropa.

Es célebre la anécdota histórica de que ante este primer fracaso, Carlos Manuel de Céspedes reunido con un reducido grupo de once compatriotas escuchó la frase derrotista de: “¡Todo está perdido!”, y alzando su voz impetuosa expresó: “Quedan 12 hombres, bastan para hacer la independencia de Cuba”.

Después de sufrir su primera derrota en Yara, Céspedes se dedicó a reorganizar su fuerza dispersa y al amanecer del siguiente día, 12 de octubre, se reunión en el lugar conocido por las Sabanas de Cabagán, con un valioso refuerzo de 300 hombres encabezados por el dominicano Luis Marcano poseedor de conocimientos militares, quien fue nombrado jefe de operaciones con el grado de Teniente General.

Pronto aquel primer gran revés de Yara se convertiría en la primera gran victoria de la revolución con la toma de Bayamo nueve días después, pero sobre todo, las llamas de la revolución de La Demajagua se extendieron pronto a todo el Oriente cubano, que secundó el grito de ¡Independencia o Muerte! dado por Carlos Manuel de Céspedes al amanecer del glorioso 10 de octubre de 1


868.