viernes, abril 19, 2013

Actividades por el Primero de Mayo en Santiago de Cuba


Centro de atención al diabético en Santiago de Cuba

En el Centro de atención al diabético de Santiago de Cuba los pacientes aprenden a asumir la afección como sus propios médicos, ya que adquieren los conocimientos necesarios para vigilar su enfermedad

Santiago de Cuba en Buenos Días

Presencia de Santiago de Cuba en la Revista Buenos Días de la Televisión cubana el 19 de abril de 2013

Girón en la Memoria

Se cumplen hoy 52 años de aquel 19 de abril de 1961, cuando el nombre de Playa Girón, devino símbolo de la voluntad inquebrantable de los cubanos de defender su Revolución frente a cualquier enemigo, estando dispuesto hasta la inmolación por ello.

Y así se demostró durante los gloriosos días que mediaron entre el 15 y el 19 de abril de 1961, cuando millones de hombres, mujeres, jóvenes, adolescentes y hasta niños, estuvieron dispuestos a pagar ese precio espartano en defensa de la patria socialista, proclamada apenas unas horas antes, en el sepelio de las víctimas de los ataques a tres aeropuertos cubanos.

El gobierno norteamericano, su Agencia Central de Inteligencia y su brigada de mercenarios, subestimaron demasiado el valor y patriotismo del pueblo revolucionario de Cuba, imaginando que la invasión sería el clásico paseo al cual se había acostumbrado Estados Unidos, para someter a su voluntad a los países latinoamericanos.

Fue a los invasores a los que les faltó valor y coraje para aspirar a una victoria y les faltó sobre todo, un principio justo para defender una causa y una bandera que enarbolar, cosas que si les sobraron a los revolucionarios cubanos expresados en sus gloriosas Fuerzas Armadas y milicias obreras y campesinas.

En esos días de abril de 1961 la Revolución Cubana se jugó el todo por el todo, porque derrotar a los invasores en menos de 72 horas era vital, para no dejar que el enemigo estableciera una cabeza de playa y un gobierno provisional que solicitara la ayuda militar directa de Estados Unidos y los títeres de la OEA.

A las 5 y 30 de la tarde del 19 de abril de 1961, la invasión era liquidada. SESENTA Y SEIS horas bastaron para hacerlo. Fue esa una victoria del pueblo cubano pero también de todos los humildes de la tierra porque a partir de ese momento, como expresara Fidel: “Todos fuimos más libres”

52 años después, la victoria de aquel 19 de abril de 1961 nos sigue acompañando, porque somos el mismo pueblo con las mismas ideas y la misma decisión de enfrentarse a cualquier enemigo por poderoso que sea, con las mismas consignas de entonces: ¡Patria o Muerte!, ¡Venceremos!, ¡Viva la Revolución Socialista!, ¡Comandante en Jefe, Ordene!

jueves, abril 18, 2013

Inmortalizar a Carlos Manuel de Céspedes más allá de su muerte

Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, símbolo de cubanía y nacionalidad y aún hoy a 194 años de su natalicio inspira a diversas generaciones de cubanos deudoras de su ejemplo.

Cooperativistas por entregar más de cien toneladas de cerdo al año

video
394 cooperativas de todo el país realizaron el compromiso de entregar al estado por convenios porcinos cien o más toneladas de carne de cerdo a partir del año en curso.

Envían mensaje de apoyo trabajadores de la salud a gobierno constitucional de Nicolás Maduro

Envían mensaje de apoyo trabajadores de la salud a gobierno constitucional de Nicolás Maduro y reafirman la disposición de mantener la colaboración médica cubana en la patria de Chávez

miércoles, abril 17, 2013

Emplazarán obras escultóricas en nuevos asentamientos santiagueros

Del 15 al 30 de abril en Santiago de Cuba se desarrolla el encuentro de escultura ambiental en acero con el objetivo de mejorar la imagen visual de la ciudad a través de nuevas propuestas escultóricas en su espacio natural

Acto y ceremonia militar por el Día del Miliciano


Imborrables recuerdos de la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos

Cuando el 17 de abril de 1961 las tropas mercenarias tocaban tierra por varios puntos de la Bahía de Cochinos, al sur de Matanzas, se consumaba la agresión cuyos orígenes databa desde los mismos días iniciales de la Revolución en 1959. Era una agresión esperada por nuestro pueblo, que se preparaba para enfrentarla. Los hechos así lo demuestran.

El sabotaje del vapor La Coubre, en marzo de 1960, tuvo por intención impedir la llegada al país de armas que posibilitaran el fortalecimiento militar del Ejército Rebelde y las Milicias Nacionales Revolucionarias.

Los alzamientos de bandas contrarrevolucionarias en El Escambray y otros puntos del país, tenían como propósito crear internamente una fuerza de apoyo con la llegada de tropas mercenarias provenientes del exterior, lo que no pudieron lograr por la decisión con que nuestro pueblo enfrentó esas bandas neutralizándolas primero y, liquidándolas después.

De esa forma, el imperialismo yanqui se vio obligado a cambiar sus planes que inicialmente, contemplaban el arribo de tropas por la zona de Trinidad, antigua provincia de Las Villas, por su proximidad al Escambray.

En marcha ya este plan, la CIA decidió llevarlo a cabo de todas formas y lanzó sus tropas mercenarias en abril de 1961 por la Bahía de Cochinos, próxima a la Ciénaga de Zapata, por considerar ese un lugar ideal para lograr la permanencia de los invasores por más de 72 horas allí y poder así, establecer una cabeza de playa, instaurar un gobierno provisional y solicitar la ayuda directa de Estados Unidos y las tropas títeres de la OEA.

Conscientes de tales planes, la dirección revolucionaria del país, contando con el apoyo decidido del pueblo, desbarató tales planes enfrentando sin tregua a los mercenarios, liquidándolos antes de 72 horas e impidiendo de esa forma el establecimiento de la ansiada cabeza de playa.

No cabe la menor duda de que los mercenarios de la Brigada 25-06 fueron engañados doblemente por la CIA, en primer lugar, por traerlos a Cuba y en segundo lugar, por hacerles creer que aquí el pueblo estaría de su parte y que la invasión sería un paseo, lo que significaba para muchos de ellos venir a recuperar los bienes que la Revolución les había intervenido.

Sólo que los mercenarios no contaron o no se enteraron que el día antes, el 16 de abril, el país se había proclamado Socialista y que el pueblo, con sus fusiles en alto, había respaldado esa decisión y jurado defenderla hasta la muerte. Y así lo demostró con su heroico actuar entre el 17 y 19 de abril, juramento que 48 años después sigue vigente, por si se atrevieran a repetir la historia.


martes, abril 16, 2013

El día que Cuba se proclamó socialista

Ese día fueron enterradas las víctimas de los ataques a los aeropuertos cubanos y se conoce como el Día del Miliciano

El 16 de abril de 1961 era domingo y el pueblo todo de la capital cubana se disponía a enterrar a los siete caídos en los ataques a los aeropuertos cubanos en la víspera, a los que se les rendía el último homenaje en el aula magna de la Universidad de La Habana.

El cortejo fúnebre se puso en marcha a las tres de la tarde e iba acompañado por una impresionante mutitud por toda la populosa calle 23, al tiempo que desde los balcones los vecinos lanzaban miles de flores.

Como eran tiempos de guerra, el pueblo iba a sepultar a sus muertos vestido de verde olivo y azul, los colores de las Milicias, y entonando las gloriosas notas del Himno Nacional.

Al sepultar los cadáveres de los siete heroicos combatientes, el silencio fue roto por varias descargas de fusilería, al tiempo que millones de ojos a lo largo y ancho de la isla, derramaban lágrimas, más por la rabia que por la tristeza. Entonces pareció oirse la voz del poeta: "Cuando el cuerpo exánime baja/ a la tierra que lo cubre ambiciosa,/  no digáis que reposa,/ pues por la patria en pie resplandece y trabaja (...) No digáis que se ha ido:/ su sangre numerosa junto a la Patria queda"

Después de la tribuna improvisada en la explanada de la arteria capitalina de 23 y 12, el Comandante en Jefe Fidel Castro decía: "Lo que no pueden perdonar los imperialistas es la dignidad, la entereza, el valor, la firmeza ideológica, el espíritu de sacrificio y el espíritu revolucionario de nuestro pueblo", lo cual fue reafirmado por los aplausos.

Y más adelante señaló el líder de la Revolución: "Lo que no pueden perdonarnos, es que hayamos hecho una Revolución Socialista en las propias narices de Estados Unidos. Y esa Revolución Socialista la defenderemos con estos fusiles", los cuales se levantaron rectificando esa decisión.

Al amanecer del siguiente día, los milicianos del Batallón 339 de Cienfuegos hacían realidad tal afirmación enfrentándose a los invasores en las arenas de Playa Girón, respondiéndoles "Patria o Muerte", a la propuesta mercenaria de que se rindieran. Desde entonces, cada 16 de abril, en Cuba es el Día del Miliciano, por el honor y la gloria que en ese y los siguientes días dieron a la Patria.

lunes, abril 15, 2013

Ataque a aeropuertos cubanos en 1961

Poco minutos antes de las seis de la mañana del 15 de abril de 1961, un puesto de observación de la entonces Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud, avisaba al país: "Aviones sospechosos han sobrevolado la zona".

No había transcurrido un cuarto de hora desde el aviso, cuando la base aérea de San Antonio de los Baños y los aeropuertos de "Ciudad Libertad", en la capital y "Antonio Maceo", en Santiago de Cuba, eran bombardeados sorpresivamente por varias aeronaves del tipo B-26.

Los primeros minutos fueron muy confusos porque las naves aéreas exhibían insignias cubanas. Pero el engaño duró poco tiempo y rápidamente desde tierra, recibieron la respuesta de los jóvenes artilleros, muchos de ellos con apenas 15 años, encargados de la protección de esas instalaciones, los que con sus fuegos certeros pusieron en fuga a los atacantes.

El objetivo de los ataques era uno: destruir en tierra la maltrecha Fuerza Aérea Rebelde, que para esta fecha sólo disponía de unos pocos aviones heredados del régimen anterior. Algunos de ellos fueron destruidos, pero la mayoría se protegieron debido a la heroica acción de pilotos y mecánicos.

Sin embargo, los atacantes en su misión traidora lograron causar un número de bajas entre los defensores de las instalaciones, de los cuales siete perdieron sus vidas y uno de ellos, el miliciano Eduardo García Delgado antes de morir dejó escrito con su sangre en una pared el nombre de Fidel, lo que devino en símbolo de la voluntad de los jóvenes artilleros de defender al costo de sus propias vidas la misión asignada por la Revolución.

En Santiago de Cuba, el ataque pudo convertirse en una tragedia de marca mayor, porque en la pista del aeropuerto "Antonio Maceo", un avión civil de pasajeros debía ser cargado pocos minutos después del ataque. De demorarse algo más la acción hubiera sorprendido a todos dentro de la nave, que resultó incinerada en la pista. Esa misma mañana, en Naciones Unidas, el canciller cubano Raúl Roa, acusaba al gobierno norteamericano como culpable de la agresión y Cuba lograba insertar en la sesión de la Asamblea General de la ONU su denuncia.

El Gobierno Revolucionario de Cuba, en su primer comunicado, ordenaba la movilización de todas las unidades del Ejército Rebelde y las Milicias. "Si este ataque fuera el preludio de una invasión — indicaba el parte—, el país en pie de lucha resistirá y destruirá con manos de hierro a cualquier fuerza que intente desembarcar en nuestra tierra".

Así comenzó hace 52 años, el 15 de abril de MIL 961, la historia de la primera derrota del imperialismo norteamericano en América.


odavía de noche, a decenas de millas de Cuba, varios aviones del tipo B-26 despegaban de una base secreta de la CIA, donde habían sido debidamente camuflados con falsas siglas de las FAR y banderas cubanas en su cola.